Batch cooking es algo que llevamos haciendo años y que es cocinar un día para el resto de la semana. La falta de tiempo hace que actualmente no todo el mundo pueda pasarse todo el día cocinando como hacían nuestras madres o nuestras abuelas.

Esto ha hecho que se resienta nuestra dieta y que acabemos abusando de productos poco recomendables para nuestro peso y para nuestra salud.

Además, aunque tengamos tiempo, o nos guste cocinar, siempre podemos tener organizada nuestra nevera y nuestra despensa para aprovechar el tiempo y dedicarlo a muchas más cosas.

Esto sirve para este periodo de confinamiento en el que todos acabamos un poco hartos de estar pensando todo el día qué comer. Y sobre todo si quieres que tu dieta sea equilibrada y no quieres acabar este confinamiento por el Covid 19 con unos kilos de más.

Por eso, hoy voy a dar algunas ideas que os ayudarán a organizar un «fondo» de despensa para comer toda la semana economizando tiempo y dinero:

Ideas para organizar tus menús y programar tu batch cooking

Lo primero que tienes que organizar son tus menús semanales. Y una vez que decides los menús, organizas tu lista de la compra para que no te falte ningún ingrediente. Yo hoy te doy alguna ideas pero ya te expliqué anteriormente cómo puedes organizarte.

Comidas

Cenas

Batch cooking: Qué no te debe faltar

Aunque no lo uses esta semana, hay preparaciones que te sacan siempre de un apuro y que es bueno tener preparado y si es posible congelado o en la nevera.

Sofritos

En casi todos los platos es bueno añadir algo de verdura y por eso es bueno tener preparada la base para cualquier sofrito.

Puedes hacerlo de diversas maneras:

  • Puedes tener cortadas distintas hortalizas y congelarlas por separado listas para luego sofreírlas. Las puedes cortar a mano o con la ayuda de algún electrodoméstico. Que no te falte cebolla, zanahoria, puerro y pimientos verdes y rojos.
  • Puedes tener sofritos de base ya hechos con solo cebolla, con cebolla y zanahoria…Si sabes de antemano tus menús, puedes prepararlos en congelarlos ya listos.

A estos sofritos se les pueden añadir otros ingredientes que no te quitarán mucho tiempo.

Purés o cremas

Cuando estés haciendo el sofrito, aprovecha y usa esta base para tus purés y tus cremas. Solo necesitas añadir a esa base otras verduras troceadas como coliflor, calabacín, calabaza, brócoli…. Si no le pones patata, puedes congelarlos y te solucionan un primer plato. Prueba con diferentes mezclas de verduras y añade especias para variar el sabor.

Salsa de pesto

Una vez hecha la salsa de pesto, puedes conservar en la nevera en un tarro de cristal durante bastante tiempo. También la puedes congelar.

Salsa de tomate casera

Creo que casi todo el mundo sabrá hacerla pero yo os pongo mi receta, porque siempre le añado algo más de verdura que la tradicional y así la enriquezco en nutrientes

  • Un kilo de tomates maduros o una lata grande de tomate entero pelado pongo
  • 4 zanahorias
  • Una cebolla
  • Dos cucharadas de azúcar que puedes sustituir por calabaza
  • 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Sofríe bien la cebolla y las zanahorias previamente cortadas en trozos y cuando estén listas añade el tomate pelado (o con la piel) y cortado en trozos y si es necesario añade medio vaso de agua o si es de lata el jugo en el que viene. Echa las dos cucharadas de azúcar o la calabaza cortada en trozos pequeños. Deja que se haga a fuego lento hasta que esté listo. Pásalo por la batidora.

Intenta hacer siempre una buena cantidad de salsa de tomate y congélala en porciones para ir descongelando lo que necesites.

Caldo de pollo o vegetal

El caldo te puede servir para hacer más ligera la textura de un puré o para preparar rápidamente una cena añadiendo verduras y pollo troceado y unos fideos.

Legumbres o cereales ya cocidos

Para cuando el tiempo falta es bueno tener en casa arroz, pasta y garbanzos ya cocidos.

Con solo añadir un sofrito y unas verduras o una salsa ya tendrás una comida preparada.

Pin It on Pinterest

Share This