El verano puede poner a prueba nuestros hábitos físicos y alimenticios. Y es que el calor suele alterar nuestra rutina de nutrición y de ejercicio. Entonces, ¿qué podemos hacer para disfrutar del verano sin descuidar nuestra salud?

Mantente hidratado a toda hora con creatividad

Las altas temperaturas tienden a hacernos caer en la tentación de beber cocteles con alcohol u otras bebidas refrescantes que aportan pocos nutrientes y muchas calorías. ¿Cómo puedes hidratarte durante el día sin caer en la trampa del alcohol y los azúcares dañinos? 

Café, espuma, leche: tres deliciosos elementos para refrescar tus desayunos o tardes. Prepara tu capuchino, cortado o café con leche y agrégale unos cuantos cubos de hielo. Verás cómo el frío le dará un excelente sabor y una sensación agradable al paladar.

Sabemos que consumir alcohol aporta calorías vacías; por ello, es importante contar con opciones refrescantes, deliciosas y, sobre todo, saludables si quieres tomar un coctel antes de las comidas.  

Prueba a crear una deliciosa sangría o tinto de verano sin alcohol con la combinación del zumo de uva y un toque de zumo de naranja para agregarle el sabor cítrico. No te olvides de incorporar la fruta fresca picada para endulzar. En lo posible, evita el azúcar y los edulcorantes

Si vas a la playa o a la piscina y tus hijos te piden helados, una excelente opción es llevar en una nevera helados hechos en casapolos saludables caseros. Prueba a mezclar distintas frutas, verduras, frutos secos y lácteos -como el yogur o la leche de soja- en la licuadora y llévalos al congelador. Verás que es un tentempié refrescante y muy fácil de hacer. 

Receta de polos caseros hechos con fruta

Además, puedes hacer batidos verdes, como el de espinaca, kiwi y manzana. Esta bebida no solo es deliciosa, sino que aporta antioxidantes, fibras y vitaminas. También puedes combinar tus smoothies con espuma, leche y tus frutas y verduras preferidas. Si quieres saber una forma sencilla de hacer espuma de leche, haz click aquí

Prepara comidas sencillas, ligeras y coloridas

Además de hidratarte y crear bebidas refrescantes, la llegada del verano -y sobre todo las vacaciones- es perfecta para cambiar tus menús y crear recetas saludables y originales. El gazpacho de calabaza y manzana verde es una opción deliciosa y creativa del tradicional gazpacho de tomate. 

Ensaladas verticales

Si vas a la playa o de pícnic, puedes hacer ensaladas verticales en tarro. Asegúrate de incluir proteína, verduras e hidratos, como legumbres o pasta.

Muévete

Es cierto que con el calor y las altas temperaturas tendemos a reducir el tiempo que estamos en movimiento, pero no olvides dedicarle un rato al deporte diario. Puedes aprovechar para hacer actividades acuáticas o simplemente disfrutar de una caminata o de andar en bicicleta. Estar activos nos ayuda a quemar calorías, y otra de las ventajas del deporte es que puede prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares y trastornos cognitivos. 

Ahora que ya has visto lo sencillo que puede ser llevar una vida saludable en verano, podrás disfrutar del calor con mucho sabor y energía.