Para muchos de vosotros empiezan por fin las vacaciones, queréis disfrutar del verano sin subir de peso, pero no es cuestión de amargarse estos días pensando todo el día en los kilos.

Las vacaciones están para disfrutar del tiempo libre, de la familia, de los amigos y como no, de la comida.

Mi consejo es que te olvides de dietas estrictas y que intentes comer bien. Es decir, buenos alimentos. Olvídate de contar las calorías y disfruta de los platos típicos del sitio al que vayas. Pero busca siempre calidad.

Lo que si te recomiendo si no quieres volver con muchos kilos de más, es que sigas estos consejos:

Mantén tus rutinas si quieres disfrutar del verano sin subir de peso

  • Sigue respetando unos horarios de comidas, ya que de esta manera puedes distribuir mejor lo que comes y evitar los ataques de ansiedad.
  • Aunque comas fuera de casa, intenta respetar al máximo el triángulo saludable. Pero recuerda limitar los hidratos si no te estás moviendo demasiado.
  • Intenta que no falte en tus menús una ración de verdura o ensalada para que no te falten vitaminas ni fibra. Y recuerda que tus platos estén llenos de color.
  • Toma los hidratos de carbono (pan, arroz, pasta o patata) como acompañamiento y no como plato principal.
  • No te olvides del deporte e intenta dedicarle al menos 30 minutos al día a hacer algo de ejercicio aeróbico (bicicleta, nadar, correr..) y anaeróbico (flexiones, sentadillas, abdominales…). No solo te ayudará a quemar los excesos calóricos, sino que te hará sentirte mejor.

Para las ocasiones especiales

  • Si comes de picoteo intenta controlar las cantidades sirviéndote lo que vas a comer en un plato.
  • Evita en lo posible los platos con salsas y limita las frituras.
  • Vuelve a aperitivos tradicionales con aceitunas, pepinillos, jamón o gambas.
  • Cuando te apetezca un helado intenta hacértelos caseros siempre que puedas. Te dejo aquí más recetas: helado o sorbete light. Ten el congelador siempre lleno de ricos polos caseros refrescantes.

Lo que más debes controlar este verano para no subir de peso

  • Huye de aperitivos salados de bolsa que tienen mucha grasa y mucha sal. Y si los tomas intenta al menos que estén hechos con aceite de oliva o de girasol.
  • Limita los dulces industriales que te aportan demasiado azúcar y grasas malas. Y si no puedes resistir la tentación de comprar alguno, intentan que sean de calidad.
  • Respecto a los helados, si no son caseros, artesanos y de fruta o polos de agua para evitar al menos las calorías de la grasa. Y recuerda si los compras envasados, leer las etiquetas para elegir los mejores.
  • Evita al máximo las bebidas alcohólicas, ya que solo aportan calorías vacías sin ningún nutriente.

Espero que estos consejos te sirvan para cuidarte sin dejar de disfrutar de tu verano. Recuerda, no comas menos, come mejor.