Muchas personas tienen tal grado de obesidad que piensan que ya es tarde para cuidarse. Como saben que tienen que perder más de 20, 30, 40…kilos deciden desistir antes de haberlo intentado.

Muchas veces desisten porque han intentado ya muchas veces y nunca lo han conseguido. Quizás perdieron unos kilos, pero los volvieron a coger.

Este post de hoy va dedicado a todos ellos ya que nunca es tarde para cuidarse.

Por mucho peso que te sobre tu cuerpo va a agradecer cualquier kilo que le quites. Hay estudios que demuestran que solo perdiendo un 10% de tu peso,  tu salud y las enfermedades secundarias a tu peso mejoran hasta un 50%.

No tienes que pensar en dietas estrictas ni en horas de ejercicio. Lo más importante al principio es que cambies un poco de hábitos y que no tires la toalla de antemano.

Se trata de que intentes comer un poco más sano evitando:

  • Dulces industriales
  • Aperitivos envasados
  • Comida prefabricada
  • Refrescos azucarados

Seguramente, este tipo de alimentos son en gran parte los responsables de tu gran exceso de peso.

Te sugiero que los sustituyas por:

  • Dulces caseros
  • Aperitivos preparados por ti
  • Comida tradicional hecha con productos frescos
  • Agua y solo ocasionalmente bebidas sin calorías

Si a estos cambios dietéticos le sumas de 15 a 30 minutos diarios de algo de ejercicio como puede ser caminar, nadar, bicicleta o algunos ejercicios caseros, te aseguro que en menos de un mes te has quitado ya unos cuantos kilos.

Te propongo que te animes a empezar y cuando lleves un tiempo me lo cuentas. Yo estoy contigo ¿Aceptas el reto?