Una dieta rica en fibra es fundamental para la salud. Nosotros no somos capaces de digerirla, pero nuestras bacterias intestinales o microbiota la fermentan en el colon, la digieren y la usan como fuente de energía.

Qué beneficios tiene la fibra para nuestra salud

Al metabolizarla generan vitaminas, ácidos grasos de cadena corta y otras sustancias beneficiosas para nuestra salud.

La fibra es también fundamental para aumentar el bolo fecal y combatir el estreñimiento.

Pero en algunas personas y, en determinadas circunstancias, una dieta baja en fibra o con poco residuo es crucial.

Hoy, por ello, vamos a hablar de los casos en los que una dieta pobre en fibra o residuos puede ayudarte a mejorar tus síntomas y a sentirte mejor.

Qué se consigue con una dieta baja en fibra

A pesar de que cada día deberíamos tomar en torno a 25-30 gramos de fibra, para mejorar nuestra salud, esta norma se debe romper en determinados momentos para evitar daños en el organismo. 

Una dieta baja en fibra también se denomina baja en residuos. Es una dieta que deja pocos restos de comida o residuos, que eliminamos por las heces sin ser digeridos ni absorbidos por el intestino.

Con la disminución o eliminación de este nutriente el objetivo es:

  • Reducir el volumen fecal 
  • Disminuir el ritmo de los  movimientos intestinales (reposo intestinal) con el fin de mejorar los síntomas: diarrea, dolor abdominal, vómitos
  • Fácil digestión
  • Evitar la obstrucción intestinal (en colostomizados y en ciertos casos de Chron)

Qué es la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

En España unas 360.000 personas tienen diagnosticada una enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Es una patología que afecta por igual a hombres y a mujeres y se puede diagnosticar a cualquier edad, pero se diagnostica con más frecuencia antes de los 30 años. En concreto, la enfermedad de Chron se ha duplicado en menores de 10 años desde los años 90.

Cada año se diagnostican unos 10.000 casos nuevos y las cifras van en aumento.

La EII engloba dos patologías, la enfermedad de Chron y la colitis ulcerosa.

Ambas se caracterizan por ser enfermedades crónicas del intestino, inflamatorias y que cursan en brotes o fases activas y periodos de remisión (fases inactivas).

Tienen síntomas comunes como diarrea, sangre en las heces, dolor abdominal, cansancio, pérdida de apetito y de peso y fiebre.

La colitis ulcerosa afecta a la pared del colon o intestino grueso y la enfermedad de Chron puede aparecer en cualquier parte del aparato digestivo.

Cuándo se recomienda una dieta baja en fibra

Este tipo de dieta se aconseja habitualmente en estas ocasiones:

  • En brotes o fases activas de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa, chron)
  • En pacientes con cáncer cuando existe una mucositis o inflamación e irritación de la boca y la garganta, secundaria a quimioterapia o radioterapia y en los casos de vómitos y diarreas inducidas por la quimioterapia.
  • Postoperatorio en cirugías del aparato digestivo como ileostomia o colostomía.
  • Preparación para ciertas pruebas o intervenciones quirúrgicas
  • Diverticulitis aguda o estenosis u obstrucción intestinal
  • En casos de sobrecrecimeinto bacteriano*

Dieta sin fibra: Qué comer y beber

Fibra permitida en la dieta baja en fibra

La fibra es un tipo de hidrato de carbono que se encuentra en los vegetales, compuesta por moléculas (celulosa, pectinas, mucílagos…) que no somos capaces de digerir para liberar los azúcares.

La poca que se coma debe ser soluble porque deja menos residuos.

Esta fibra suele estar en las verduras y en la pulpa de la fruta. Lo ideal es que no tomes más de 2 o 3 g de fibra por ración.

Lo ideal es tomar la fruta pelada y tomar la verdura pelada si es el caso, y mejor cocinada.

Verduras en una dieta equilibrada

Verduras permitidas en la dieta baja en fibra

Intenta tomar 2 raciones al día como mucho. Tómalas mejor sin triturar para controlar la cantidad que tomas.

Acelga, calabacín, espárrago blanco, nabo, lechuga son algunos de los ejemplos de verduras con poca cantidad de fibra. La alcachofa, sin embargo, aporta unos 9 g de fibra por cada 100 g de alimento.

Frutas permitidas en la dieta baja en fibra

La fruta suele tener más fibra que las verduras, pero hay opciones como puedes ver en la tabla de más abajo.

No se suelen aconsejar más de dos frutas al día.

Frutas como el melón, el kiwi, la sandía, las uvas o la manzana pelada tienen menos de 2g de fibra por cada 100 g de alimento.

Proteína en tu dieta baja en fibra

  • Carnes blancas y magras, evitando las más ricas en colágeno presente en los nervios, tendones o articulaciones.
  • Pescado azul y blanco por el omega 3 sí se tolera la grasa.
  • Mariscos siempre pelados para evitar el quitosán.
  • Clara de huevo y yema si se tolera.
  • Tofu y legumbres peladas (garbanzos con bicarbonato 1 cucharadita por cada 200 g) con agua al microondas y luego frotar
proteinas-y-grasas-del-pescado

Grasas

Hay que intentar que la grasa sea de calidad como la del aceite de oliva virgen extra o el omega 3 de los alimentos del mar.

Hay que evitar las grasas trans o parcialmente hidrolizadas.

En adición, en algunas ocasiones, se reducen las grasas para diminuir la secreción biliar que tiene un efecto laxante.

Lácteos

Se eliminan solo si hay intolerancia, ya que no tienen fibra.

Si no hay intolerancia, pero se tolera mal el exceso de grasa, se recomienda tomarlos semi o desnatados y evitar aquellos derivados más grasos como mantequilla, quesos curados o natas.

Carbohidratos

Los cereales y sus derivados no deberán ser integrales.

La harina de arroz te aporta solo 0.25 g de fibra cada 100 g y se suele tolerar bien, así como el arroz blanco, el pan blanco y la patata.

Conoce los tipos de harina y sus propiedades

Alimentos restringidos en la dieta baja en fibra

Una dieta baja en fibra no suele incluir alimentos que tienen alto contenido de fibra o difíciles de digerir como:

  • Frijol y legumbres
  • Granos enteros
  • Vegetales crudos y frutas o sus jugos
  • Vegetales y frutas con cáscara
  • Nueces y semillas
  • Los nervios en la carne

Tu médico o nutricionista puede guiarte de forma personalizada. Generalmente, se recomiendan dietas con no más de 10 gramos de fibra al día repartida a lo largo de las comidas.

100 g de AlimentosFibra en g (aproximada)
LEGUMBRES
Lentejas30
Garbanzos17
Alubias15
Soja texturizada38
VERDURAS Y FRUTAS
Alcachofas9
Berenjena3
Cebolla2
Brócoli3
Zanahoria2
Tomate2
Aguacate 6
Aceituna 5
Frambuesa 7
Plátano 4
Mango3
Naranja3
Pera2
Uva1
CEREALES Y DERIVADOS
Avena11
Harina de trigo4
Pan blanco4
Pan integral 7
Patata2
Arroz0,2
Arroz integral1,8
FRUTOS Y FRUTA SECOS
Almendras14
Nueces3
Dátil 10
Uvas pasas7
Ciruelas pasas16

Pautas generales 

  • Comer despacio y masticar bien
  • No tragar aire
  • No beber demasiada agua para que se absorban mejor los nutrientes. Beber agua entre horas para evitar la deshidratación
  • No alcohol
  • Estar de pie unos 30 min después de comer para evitar reflujo
  • Alimentos templados
  • Cocciones suaves (horno, vapor…, plancha) y con poca grasa
  • Controlar las cantidades

*En algunas situaciones, como en el sobrecrecimiento bacteriano intestinal o SIBO, puede estar indicada la dieta FODMAP.