Aunque las dietas basadas en el ayuno intermitente existen ya desde hace tiempo, parece que cada día van despertando más interés entre la gente.

Es cierto que este tema del ayuno, como tantas otras tendencias en materia de nutrición, nos viene directamente desde Estados Unidos.

Ya hace años que en Sillicon Valley empezaron a practicar el ayuno intermitente para frenar el envejecimiento celular y para aumentar el rendimiento cerebral.

Independientemente de los riesgos que pueda acarrear el dejar de ingerir alimentos durante un tiempo determinado, el ayuno en todas sus versiones ha despertado mucho interés tanto por quienes lo practican como por los investigadores.

Los efectos del ayuno intermitente se han estudiado ya desde hace años, tanto como una opción para perder peso como para mejorar enfermedades muy frecuentes en nuestros días como la diabetes, la hipercolesterolemia o algunas enfermedades cardiovasculares.

Al principio los estudios no eran del todo concluyentes respecto a los beneficios del ayuno. Sin embargo, y debido a la gran aceptación que ha tenido el ayuno entre la gente, los estudios científicos han seguido aumentando y parecen indicar que ayunar tiene beneficios para la salud y para el peso.

Uno de los estudios realizado en Chicago, en la universidad de Illinois, han hecho una revisión exhaustiva de los resultados que han obtenido cientos de personas tras hacer diversos tipos de ayuno. Y parece que los resultados son prometedores, ya que además de conseguir bajar de peso, se obtendrían importantes ventajas para la salud.

Efecto del ayuno intermitente sobre la salud

Por ahora los resultados más positivos se han visto en ratones, como este estudio que demuestra como el ayuno puede aumentar la efectividad del tratamiento de la diabetes a través de una mejora de la microbiota. O este otro en el que, a través del ayuno, mejora la microbiota, el tipo de tejido grasa y la tasa de obesidad.

Hay también estudios que demuestran los beneficios del ayuno en las personas con efectos positivos sobre la resistencia a la insulina, sobre la tensión arterial o sobre el estrés oxidativo. Sin embargo, todavía los resultados son poco concluyentes.

Se necesitan estudios hechos con un mayor número de personas y durante un tiempo más largo de estudio, ya que los efectos del ayuno parecen ser prometedores para la salud.

De hecho, es lógico pensar que nuestro organismo “agradezca” horas de descanso de comida, así como una menor ingesta calórica.

Pero no hay que olvidar que cualquier “obsesión” con la comida puede acabar con un trastorno de la alimentación, por lo que no debemos perder de vista que nuestro objetivo debe ser siempre cuidar y mejorar nuestra salud.

Efecto del ayuno intermitente sobre el peso

Uno de los grandes éxitos de los distintos modelos de ayunos intermitente, es su posible efecto sobre el peso.

Pero, aunque nos han “vendido” el ayuno como el método de adelgazamiento del futuro, aún los resultados no son tan prometedores como parecían. En muchos casos esta reducción no era el objetivo del estudio pero en otros casos si, ya que se realizaba con personas con obesidad.

Es cierto que en casi todos los estudios hechos sobre el ayuno intermitente se observa una cierta pérdida de peso. La pérdida depende del tipo de ayuno y de lo que se come en horas de no ayuno.

Parece que el ayuno más efectivo es el que restringe un número de horas de comida cada día y no el ayuno en días alternos. Es decir, que parece que lo más efectivo es dejar de comer cada día al menos de 12 a 16 horas.

Aunque en algunos casos la pérdida de peso es moderada, parece que se pierde sobre todo grasa visceral que es la que más afecta a la salud.

Aún así, creo que seguiremos oyendo hablar en el futuro de este modo de alimentarnos que se ha puesto tan de moda.

No creo desde luego que sea descabellado cuidar nuestro organismo con una rutina de horarios y de comidas que incluyan unas horas de ayuno, que ya antes de las modas actuales, el hombre ha practicado siempre.

La razón es que, igual que nuestro cerebro necesita descansar durante el sueño, nuestro organismo también agradece que nuestro sistema digestivo descanse.

Además, ya hemos hablado de lo importante que es para nuestra salud y para nuestro peso, que nuestra flora intestinal esté sana. Y los estudios que se están haciendo sobre modelos animales nos avisan de lo importante que es para nuestras bacterias, respetar unos horarios de comidas y ayunar cada día al menos 10 horas.

Si quieres sentirte bien, envejecer de forma saludable y perder los kilos que te sobran, come sano, cena ligero y pronto, deja que tu cuerpo descanse al menos 10 horas sin comer, duerme bien y muévete más.