Nadie discute actualmente que el consumo excesivo de bebidas y alimentos azucarados tienen un impacto negativo sobre el peso y sobre la salud en general.

Es evidente también que el aumento en los últimos años del consumo de refrescos y alimentos edulcorados no ha servido para frenar el incremento continuo y alarmante del número de adultos y de niños con sobrepeso y obesidad.

Pero lo que es todavía más preocupante es que hay cada día más datos que indican que el consumo elevado de bebidas o alimentos edulcorados o “Light” no solo no favorece a la salud sino que contribuyen o predisponen a padecer enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2, el Síndrome Metabólico o enfermedades cerebrovasculares.

El último estudio que confirma estos datos lo ha realizado la Dra. Susan E. Swithers (*). En el artículo se advierte que el consumo elevado de productos edulcorados aumenta el riesgo de padecer obesidad, diabetes tipo2 y enfermedades cardiovasculares en un porcentaje similar al que tienen las personas que consumen gran cantidad de productos azucarados. Una de las posibles causas de que esto ocurra es la distinta respuesta hormonal de nuestro organismo cuando lo sometemos a un consumo excesivo de estas sustancias con posibles efectos negativos sobre nuestro metabolismo a largo plazo.

Es pues evidente que no es bueno para nuestra salud el consumo excesivo de refrescos, sean normales o Light, ni de dulces o postres sin azúcar y/o edulcorados. Como siempre la moderación y la elección de alimentos sanos y a ser posible poco “manipulados” será lo mejor para nuestra Salud.

*Artificial sweeteners produce the counterintuitive effect of inducing metabolic derangements.

Swithers SE. Trends Endocrinol Metab. 2013 In press

Pin It on Pinterest

Share This