Los primeros pasos para perder peso son fundamentales para que consigas tu objetivo.

Muchas personas desisten de perder peso antes de intentarlo porque no se creen capaces de alcanzar su objetivo.

A veces nos sobran tantos kilos que pensamos que ya no tenemos remedio. Pues lo primero que tienes que tener claro es que todo el mudo puede perder peso y por lo tanto tú también.

No tienes que olvidar que lo importante es tu salud y que para cuidarte tienes todo el futuro por delante. Para eso lo primero que te recomiendo es que calcules tu peso saludable en el inicio de este blog.

Si te sobran unos kilos es porque has comido más de lo que has necesitado. Por eso para perder esos depósitos de grasa es evidente que durante un tiempo tendrás que comer un poco menos de lo que tu cuerpo necesita.

Lo que solemos hacer es coger una dieta restrictiva y seguirla a rajatabla intentando comer lo menos posible para perder peso rápidamente. Pues bien, ni esto es lo más recomendable, ni es lo más efectivo.

Primero porque al reducir tan drásticamente las calorías, nuestro cuerpo se resiente y manda al cerebro señales para que nos empuje a comer más. Si no lo hacemos, el cerebro sigue mandando señales de hambre y esto nos produce ansiedad y mal humor y a la larga nos hará comer más.

Tampoco es lo más efectivo porque lo que de verdad te interesa no es perder 5 kilos y recuperar 7 sino llegar a tu peso saludable.

Por eso, te propongo estos sencillos primeros pasos para perder peso:

Elimina alimentos supérfluos o no indispensables

No cambies drásticamente tus menús habituales. Simplemente elimina aquello que no sea fundamental y que tu sabes que te aporta muchas calorías como son los refrescos, aperitivos salados, bollería y repostería, dulces, salsas…

Intenta consumir alimentos frescos y de temporada y que no te falte la verdura.

Cocina con poca grasa y evita platos muy elaborados.

Come 5 veces al día 

Cuando estamos más de tres horas sin comer los niveles de azúcar en sangre disminuyen y nuestro cuerpo le manda señales de hambre al cerebro para que nos recuerde que tenemos que comer. Si comes 5 veces al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena) evitas estas bajadas de azúcar y disminuyes así el apetito y la ansiedad por la comida.

Que nadie piense que por no comer le va a dar una bajada de azúcar peligrosa para su salud (a no ser que esté en tratamiento por diabetes), pero sí que es cierto que cuando se intenta perder peso es frecuente tener más apetito.

Ponte objetivos realistas

No puedes pretender adelgazar en una semana todo lo que has engordado en los últimos años. Nuestro cuerpo no reconoce que le sobre peso y solo lo perderá si con lo que comemos no le alcanza para cubrir las necesidades de energía que necesita. Es posible que estés haciendo las cosas bien y que te desesperes porque solo has perdido 500 gramos en una semana.

Lo primero que tienes que saber es cuánto cuesta perder un kilo. No puedes pretender perder mucho peso si a lo que comes no le añades un poco de ejercicio. Si quieres perder peso rápidamente no centres tus esfuerzos en comer poco porque como he dicho antes, te servirá de poco. Si quieres perder peso rápido muévete. No importa lo que hagas ya que será siempre mejor que no hacer nada. Puedes caminar o hacer sencillos ejercicios en casa. Lo importante es que te animes y que vayas aumentando poco a poco la intensidad.