¿Qué hago mal? Esta es la pregunta que más me repetís cuando estáis intentando perder peso y no conseguís resultados.

La respuesta suele ser siempre la misma.

Puede que no estés haciendo nada mal. Simplemente puede que lo que haces no sea suficiente.

Cuando te sobra peso es porque por la razón que sea, tu cuerpo ha recibido más cantidad de alimentos y/o bebidas de las que necesitaba. Este exceso de calorías ha podido ser constante a lo largo del tiempo, o puntual por alguna circunstancia especial (estrés, embarazo, falta de ejercicio, problemas personales…). Como nuestro organismo es incapaz de desperdiciar energía, la almacena en forma de grasa.

Por lo tanto, para perder peso, no se trata solo de comer sano y de hacer un poco de ejercicio. Para perder peso a tu cuerpo le tienen que faltar calorías. Por mucho que tu comas sano y te muevas, si la energía que recibes a través de la comida o la bebida es similar a la que estás gastando, a tu cuerpo no le hará falta “echar mano” de las reservas, es decir de la grasa, y tu peso seguirá igual.

Es cierto que muchas personas no consiguen perder peso a pesar de comer poco. Seguramente porque, aunque coman poco, a veces comen más calorías de las que piensan. Pero también es verdad que muchas veces “acostumbramos” a nuestro cuerpo a comer poco y éste consigue mantenerse cada vez con menos cantidad de comida.

Nuestro cuerpo está diseñado para sobrevivir. Por mucho peso que te sobre, tu cuerpo no es capaz de “reconocerlo” ni de ponerle remedio. El adelgazamiento es una agresión para nuestro organismo y se defiende de él como puede.

Por eso es importante adelgazar comiendo sano y comiendo menos, pero dentro de unos límites. Recuerda que los alimentos no solo nos hacen engordar, la función principal de los alimentos es nutrirnos y dar a nuestro cuerpo todo lo que necesita para vivir y para funcionar correctamente.

Desde aquí he explicado en muchas ocasiones los peligros de las dietas pobres o desequilibradas.

Por eso, si crees que lo estás haciendo bien: alimentos sanos, dieta variada y poca cantidad, y no pierdes peso, mi consejo es que no reduzcas más la energía que entra y te centres en aumentar la energía que gastas. En dos palabras: haz ejercicio.

Con el ejercicio además de aumentar el gasto calórico, vas formando músculo y por lo tanto aumentas el metabolismo basal. El ejercicio es ideal para perder peso más rápido y es fundamental para evitar volver a coger el peso perdido.

Todo el mundo puede encontrar la manera de moverse más. No te pongas excusas. Todo el mundo puede perder peso y tú también.

Pin It on Pinterest

Share This