alimentacion-sostenible

Alimentación sostenible: cuida tu salud y la del planeta

29/01/2019

La necesidad de tener una alimentación sostenible es cada vez más evidente. No podemos pretender que nuestra salud mejore sin tener en cuenta también la salud de nuestro planeta.

Según la FAO, “las dietas sostenibles son aquellas que generan un impacto ambiental reducido y que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a que las generaciones actuales y futuras lleven una vida saludable. Además protegen y respetan la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, accesibles, económicamente justas y asequibles y nutricionalmente adecuadas, inocuas y saludables, y optimizan los recursos naturales y humanos”.

En los últimos 10 años, han sido muchos los países que han ido incorporando consideraciones de sostenibilidad en sus políticas alimentarias y programas de educación del consumidor, aún así esto no es fácil de lograr.

Hoy os doy unas recomendaciones para promover unas prácticas y elecciones alimentarias mucho más sostenibles para nuestra alimentación y nuestro planeta.

 

1. Basa tu alimentación en alimentos de origen vegetal

Incluye en tu alimentación una buena dosis de alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, tubérculos, frutos secos, cereales integrales y legumbres, y reduce la cantidad de proteína animal que consumes.

Hay alimentos de origen vegetal que nos aportan una gran cantidad de proteínas. Estos alimentos, nos aportan también fibra, hidratos de carbono de absorción lenta, grasas cardiosaludables y vitaminas y minerales esenciales. Estos alimentos son las legumbres, los frutos secos y algunos pseudocereales como la quinoa. Además de ser muy beneficiosos para nuestra salud, el impacto medioambiental para producirlos es mucho menor que el que puede ocasionar la producción de alimentos de origen animal.

Ya en el año 2016 la Asamblea General de las Naciones Unidas lo proclamó como el Año Internacional de las Legumbres. No solo son muy sanas y beneficiosas para nuestro organismo sino también para los medios de subsistencia de los agricultores y para el medio ambiente.

La FAO nos recuerda que las legumbres no consumen mucha agua para producirse. Para obtener un kilo de legumbres se necesitan 50 litros de agua mientras que para obtener un kilo de cordero o de ternera se necesitan 5520 y 13 000 litros respectivamente.

Además el cultivo de las legumbres aumenta la fertilidad del suelo y reducen de forma indirecta las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

2. Elige alimentos locales y de temporada

Al ser alimentos cercanos y de temporada ganarás en sabor y su precio será mucho más económico.

Si compramos frutas y verduras de temporada no solo estamos ganando en sabor y en precio, sino en nutrientes.

En el caso de los pescados y mariscos, respeta sus ciclos de reproducción y pesca.  Reduciríamos así la pesca indiscriminada e ilegal.

Intenta comprar huevos y pollos criados al aire libre y bien alimentados. Puedes saber su proveniencia con la numeración que llevan en la cáscara. Si compras alimentos de origen animal como la leche o la carne, intenta saber su procedencia y si es un tipo de ganadería responsable con el medio ambiente.

Por otro lado, al comprar alimentos locales favorecerás el desarollo económico y social de la zona en la que vives. Evitarás además,  la contaminación del transporte en cámaras o frigoríficos reduciendo así el impacto ambiental que esto conlleva.

 

3. Reduce el desperdicio de alimentos

Trata de ir a la compra sabiendo qué ingredientes o alimentos necesitas comprar y cuáles no. Será mucho más económica y sostenible ya que evitarás adquirir productos en exceso y que luego no utilizarás.

Con ello además reducirás la producción de desperdicios. Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, somos el séptimo país que más comida desperdicia, en concreto 7,7 millones de toneladas de alimentos.

Además, fíjate en la fecha de consumo preferente o fecha de caducidad de los alimentos o productos que compras. Utiliza las sobras de platos ya elaborados para consumirlas en otras recetas o para congelarlas.  Dale prioridad a los alimentos frescos que tengas en la nevera y que tienen una vida útil menor. Cómelos antes de que se echen a perder.

 

4. Reduce la utilización de plástico

Es importante que intentemos comprar productos que no vengan en envases. Y si vienen en envases, que los reciclemos. Construiremos un mundo con menos plástico y ayudaremos al medio ambiente.

Intenta utilizar envases reutilizables o reciclables.

 

Construyamos entre todos un mundo mejor y más sostenible, nuestro medio ambiente y nuestra salud nos lo agradecerá.

 

Otros articulos relacionados con: alimentos de temporada, alimentos locales, medio ambiente, reciclable, sostenible,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡suscríbete!...

y no te pierdas mis publicaciones

Dietas online