La falta de actividad física o sedentarismo es casi tan malo para la salud como fumar.

Está comprobado que la vida sedentaria constituye una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, enfermedad o discapacidad.

De hecho, las personas que no realizan ninguna actividad física tienen más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, cáncer de colón, cáncer de mama, obesidad…Es decir, las patologías que más muertes producen en las sociedades del llamado “primer mundo”.

Se considera que una persona es sedentaria cuando su gasto semanal de calorías no supera las 2000 calorías. Se ha demostrado que con solo 30 minutos diarios de ejercicio regular o de 60 minutos, 3 días a la semana, se reducen drásticamente los peligros para la salud asociados a la inactividad física.

Por eso no lo dudes, para vivir más y mejor, ¡muévete¡