Con el buen tiempo o con la llegada del fin de semana apetece más salir a comer fuera, y más si estás de vacaciones, por eso hoy vamos a ver como adelgazar comiendo fuera.

Si estás intentando perder peso y cuidar tu alimentación, sigue estos consejos para no arruinar tu dieta cuando comes fuera:

1. Lo primero es saber donde vas a ir a comer y decidir mentalmente qué es lo que vas a pedir. Así te vas anticipando a las tentaciones. En todos los restaurantes hay opciones ricas y menos calóricas.

2. Antes de salir de casa tómate un tentempié saludable para no llegar con mucho hambre a la comida.

3. Cuando estés en el restaurante espera a que te traigan la comida y no empieces a comerte el pan que te ponen.

4. Para beber, elige agua. Si te gusta la puedes elegir con gas. El gas hará que te sientas llena con menor cantidad de comida.

5. Lee la carta recordando de antemano lo que habías pensado pedir. Evita tentaciones y no leas todo detenidamente. Ve directamente a la parte en la que vas a encontrar lo que te conviene para elegir dentro de ese grupo de alimentos lo que más te apetezca.

6. Si puedes, elige dos platos. Por ejemplo, como entrante una buena ensalada verde o cualquier otra verdura cuya preparación no lleve mucha grasa.  De segundo elige un buen pescado a la plancha, al horno, a la sal… o una pieza de carne magra. Si prefieres proteínas vegetales, pídelas siempre con verduras y te asegurarás un delicioso plato único.

7. Elige acompañamientos saludables en tus platos. Por ejemplo, cambia las patatas fritas por patatas cocidas o asadas o pide una ración extra de verduras o ensalada… Por supuesto si en tus guarniciones ya tienes arroz, pasta o patatas, no comas pan. En definitiva, aplica tus conocimientos ya adquiridos sobre unos buenos hábitos de vida.

8. Evita las salsas y los aliños ya añadidos. Pide siempre que te traigan tu plato con la salsa o el aliño aparte. De esta manera puedes controlar la cantidad que te pones.

9. Si la comida va ser compartida entre todos, asegurate que se pidan platos adecuados para ti y no piques directamente del plato. Sírvete de cada plato la cantidad que vas a comer. Así controlas lo que comes.

10. Come despacio y habla con tus familiares, amigos o compañeros de trabajo, esto hará que comas más lento y que no ingieras más cantidad de la cuenta.

11. Si quieres perder peso de postre pide fruta. Y si no resistes la tentación de algo dulce elige opciones menos calóricas como los sorbetes o comparte lo que pidas con los demás.

Espero que estos consejos te ayuden a seguir cuidando tu alimentacion sin tener que renunciar a salir a comer fuera de casa.