Si nos convenciéramos de lo que podemos mejorar nuestro rendimiento cerebral y nuestro estado de ánimo comiendo bien y con ejercicio, no haríamos las barbaridades que hacemos a veces con la comida para perder peso.

Si quieres mejorar en todos los sentidos, cuídate.