Hoy tratamos un tema por el que muchos me preguntáis: Cómo debe ser la alimentación de personas con intolerancia a la histamina.

¿Qué es la histamina?

La histamina es una sustancia que se encuentra distribuida en diversos tejidos de nuestro organismo en los que desempeña importantes funciones fisiológicas.

Esta amina interviene en numerosas e importantes funciones de nuestro sistema inmunitario, en nuestro sistema neurológico y en los procesos relacionados con la inflamación.

Una de las formas de obtener la histamina es a través de los alimentos. Si la enzima que la metaboliza no funciona correctamente puede dar lugar a una intolerancia alimentaria.

¿Cómo se metaboliza?

Antes de explicar como ocurre la intolerancia a esta amina, es importante que entendamos cómo suele degradarse la histamina en nuestro organismo.

Para que no se acumule la histamina en nuestro organismo, necesitamos que la DAO (diaminooxidasa), la enzima principal para el metabolismo de la histamina ingerida, se encuentre activa. En condiciones normales esta amina se metaboliza en el intestino mediante la DAO y es eliminada.

El problema se da cuando no hay un equilibrio entre la entrada y la salida de ésta y se da una acumulación excesiva de histamina.

Intolerancia alimentaria a la histamina

La intolerancia a la histamina se da como consecuencia de un déficit o inactividad de la enzima DAO por diversas causas (genéticas, bloqueo farmacológico, patológicas…).

Como consecuencia de un exceso de histamina en el torrente sanguíneo, aparecen diversos síntomas que imitan una reacción alérgica: síntomas digestivos (náuseas, vómitos, diarreas…), migrañas, asma, síntomas cutáneos como los sarpullidos o la urticaria, presión arterial baja…

Los síntomas no aparecen en el momento de tomar un alimento moderado o rico en histamina, sino a lo largo de días o semanas de haberlo consumido de forma reiterada.

A veces, debido a los múltiples síntomas, se subestima la existencia de intolerancia a la histamina o se malinterpretan sus síntomas.

Los síntomas clínicos y su aparición tras ingerir ciertos alimentos y bebidas se parecen a los que aparecen en otras enfermedades o alergias. Por lo tanto, a veces se diagnostica de forma tardía. Sin embargo, cada día hay una mejor comprensión de su fisiopatología, su cuadro clínico, los factores desencadenantes y sus herramientas de diagnóstico por lo que se detectan cada vez más casos.

Normalmente la intolerancia a la histamina se da con más frecuencia en personas que sufren enfermedades relacionadas con el sistema digestivo como en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, la enfermedad de Crohn o la celiaquía.

Esto se debe a que en estas patologías las células intestinales llamadas enterocitos, están alteradas y por tanto, también pueden producir menor cantidad de DAO y por lo tanto una inadecuada metabolización de la histamina.

¿Cómo hacer frente a esta enfermedad?

Para evitar que la histamina exógena, es decir la que consumimos con los alimentos y las bebidas, se acumule en sangre podemos:

  • Disminuir la cantidad de histamina que ingerimos con los alimentos siguiendo una correcta y personalizada pauta nutricional.
  • Aumentar la funcionalidad de la enzima DAO a través de la suplementación.

Sea cual sea el origen de la enfermedad, es importante seguir una dieta baja o libre en histamina. Normalmente los pacientes mejoran cuando hay un cambio en su alimentación, aunque a veces es necesario recurrir a la suplementación de DAO.

Por supuesto, debe hacerse bajo supervisión profesional para asegurar una ingesta nutricional apropiada a las necesidades y patologías de cada persona.

Alimentación en la intolerancia a la histamina

Asegurar una alimentación adecuada, baja o libre en histamina, y equilibrada según las necesidades de cada persona con intolerancia a la histamina, es fundamental.

Al principio es necesario que la dieta sea baja o libre en histamina. Una vez que el paciente mejore sus síntomas, podemos ir incorporándole distintos alimentos para ver su tolerancia individual.

Para seguir una dieta baja o libre de histamina, comenzaremos por evitar aquellos alimentos ricos en histamina (quesos curados y semicurados, alcohol, embutidos, conservas…) pero también los que sean ricos en otras aminas que requieran de la enzima DAO para su metabolización (naranja, plátano, pescados azul…), así como, aquellos alimentos liberadores de histamina endógena (chocolate, claras de huevo, marisco…).

Con respecto a las bebidas alcohólicas como la cerveza o el vino hay que recalcar que en general no solo suelen liberar histamina sino que el etanol per se bloquea la producción y la acción de la enzima DAO empeorando así el cuadro clínico.

En la siguiente tabla puedes ver los distintos grupos de alimentos y su nivel de acumulación de histamina por déficit de DAO. Estos se agrupan en la tabla en función de los alimentos que tienen alta concentración en histamina o de otras aminas, así como, de aquellos que son liberadores de histamina endógena:

ALIMENTOSPOCA ACUMULACIÓNMEDIA ACUMULACIÓNALTA ACUMULACIÓN
FRUTASTodas las demásFresones, aguacate, plátano, papayaCítricos (naranja, mandarina, kiwi, piña, limón, pomelo)
VERDURAS Y HORTALIZASTodas las demásTomate, pepino, calabacín, berenjena, espinacas, calabazaCol fermentada
CEREALES Y TUBÉRCULOSTodos
LÁCTEOS, DERIVADOS Y
SUSTITUTOS
Quesos frescos, bebidas y yogures vegetalesYogur naturalLeche, quesos semicurados o curados, salsas lácteas, nata, helados
LEGUMBRESTodas
CARNES Y AVESCarne fresca o congeladaJamón cocido, pechuga de pavo, jamón serranoEmbutidos (chorizo, salchichón, mortadela...), salchichas, beicon
HUEVOYemaClara
PESCADOPescado blanco fresco o congeladoPescado azul fresco o congelado (sardinas, salmón, atún...), pulpo, calamar, sepiaConservas (atún, anchoas o sardinas), mariscos (gambas, almejas, mejillones...), salmón ahumado
GRASASAceites vegetales, margarinaMantequillaCacao
FRUTOS SECOS PiñonesNuez, cacahuete, almendra, avellana, pistachos
BEBIDASAgua, infusiones sin especies, té verdeTé rojo y negro, zumo de naranja, zumo de tomate, bebidas energéticasBebidas alcohólicas (vino, cava, cerveza...)
CONDIMENTOS Y SALSASOrégano, cúrcuma, sal, menta, albahaca, azúcar, mielVinagre de manzana, canela, nuez moscada, anís, vainillaSalsa de soja, de tomate, curry, vinagre balsámico, glutamato monosódico
OTROSEdulcorantesBollería industrial, platos precocinados envasados (pizzas, lasañas, croquetas...)

Según la International Society Of DAO DEFICIENCY, la cantidad de histamina de cada alimento puede variar, y esto es porque las cantidades de histamina cambian según el grado de fermentación en cada caso.

Los alimentos que se consideran susceptibles de presentar valores altos de histamina son aquellos que se deterioran microbiológicamente con facilidad, como carnes y pescados, o alimentos y bebidas elaborados por fermentación o maduración.

Por tanto, la tabla que indicamos debe usarse como guía, personalizando la alimentación de cada paciente.

Pin It on Pinterest

Share This