¿PADRES OBESOS, NIÑOS OBESOS?

05/03/2014
El exceso de peso no es bueno para la salud y puede afectar a la fertilidad tanto de hombres como de mujeres. En las mujeres
se sabe ya desde hace tiempo que el sobrepeso altera el correcto funcionamiento de los ovarios y puede afectar a la ovulación.
Hasta hace poco, no se había relacionado de forma tan clara la infertilidad con la obesidad en el hombre.
Sin embargo, cada vez hay más estudios que ponen de manifiesto que el exceso de peso reduce de un 15 a un 23% el número de espermatozoides y además un porcentaje mayor de ellos tiene la morfología alterada. Es decir que el sobrepeso afecta no solo a la cantidad si no a la calidad de estas células. Las razones que se barajan para explicar esto son varias. Por un lado se sabe que en la grasa o tejido adiposo las hormonas masculinas se convierten por acción de una enzima, la aromatasa, en hormonas femeninas.
En los hombres con obesidad se ha detectado un aumento de los estrógenos (hormona femenina) con relación a la testosterona (hormona masculina), lo que alteraría el normal equilibrio que debe existir entre las hormonas sexuales.
Además, la obesidad suele ir asociada a un exceso de glucosa o azúcar en sangre y a hiperinsulinemia lo que a su vez
afecta a la concentración de SHBG que es la proteína que transporta las hormonas sexuales y cuyos valores descienden con el sobrepeso.  Por otro lado, los testículos están fuera del abdomen porque la temperatura adecuada para estos órganos debe ser un poco inferior que la del resto del cuerpo. El aumento de temperatura en los testículos puede dañar a los espermatozoides. El exceso de grasa escrotal y en las zonas que rodean los testículos hace que con frecuencia la temperatura de los testículos en hombres obesos sea mayor de lo deseado.

Pero lo que de verdad llama la atención es que la carga molecular, es decir la información genética que los hombres transmiten a sus hijos, puede estar alterada en lo sujetos obesos, predisponiendo así a sus hijos a la obesidad ya antes del nacimiento.

Pero lo fundamental es que todas estas alteraciones son reversibles. El simple hecho de modificar los hábitos de vida hacia una dieta sana y un poco de ejercicio no solo mejoran la cantidad y la calidad del esperma sino que mejoran la calidad de la carga genética que se transmitirá a los hijos. Por lo tanto animo desde aquí a las personas con obesidad que quieren ser padres que se planteen un cambio de hábitos de vida antes de intentarlo porque nuestra responsabilidad con nuestros hijos empieza mucho antes de lo que imaginábamos.

 

Impact of obesity on male fertility, sperm function and molecule composition
N O Palmer et al. Spermatogenesis 2012 October 1; 2(4):253-263
Otros articulos relacionados con: dietay hormonas, embarazo, espermatozoides, estrogenos, fecundacion, fertilidad, fertilidad y obesidad, fertility, fertility and obesity, FIV, hormonas, hormonas femeninas, hormonas nasculinas, impotencia, in vitro, menstruacion, ovario, potency, regla, sexualidad, SHBG, testosterona,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡suscríbete!...

y no te pierdas mis publicaciones

imagenconsulting es mi agencia de publicidad
Dietas online