Adelgazar 90 kilos y en directo

02/02/2018

En julio de 2016, el diario el Mundo, a través de su sección ZEN – cuerpo, mente y bienestar  publica una artículo en el que hace mención a los logros que se consiguen con el método en el programa de Televisión La Báscula de Canal Sur. Os lo transcribimos, y al final de este post podéis ver un enlace directo a la publicación digital


Hacía años que nadie le daba un abrazo. Ni siquiera la cinta métrica, que no llegaba a abarcar la circunferencia de su barriga. Antonio Castro, más conocido como Nono, pesaba 180 kilos y 500 gramos cuando entró en La báscula, un concurso de Canal Sur que ayuda a combatir y prevenir la obesidad. Al poco de terminar el programa, 12 meses después, había adelgazado 90. Una metamorfosis digna de Kafka. Junto a los lípidos se fueron las dudas, las frustraciones y los complejos. Muchos complejos. Y se hicieron un hueco la autoestima y la salud.

“No podía ni agacharme para ponerme los calcetines… Estaba muy limitado. Incluso tenía un coche deportivo que vendí porque no cabía dentro”, recuerda Nono. Tal era su situación que el cardiólogo, al examinarle, le advirtió de que se estaba muriendo. Sin paños calientes. Su caja torácica era normal, pero su corazón había aumentado. “Me dijo que estaba al borde del infarto de miocardio. Salí llorando de la consulta”. Con este panorama se presentó en La báscula, donde terminaría proclamándose vencedor de su segunda edición.

El programa reúne a 30 participantes por temporada que se enfrentan semanalmente a un reto de pérdida de peso. Así durante nueve meses. El último trimestre se vuelve más competitivo y comienza la eliminación de algunos de ellos; no consiguen quedarse aquellos que más kilos pierden, sino los que adelgazan de una manera más saludable. “Al final del concurso hay un vencedor al que se le premia con un viaje, aunque se podría decir que ganan todos”, valora Enmanuel Camacho, director del programa.

Cambio de estilo de vida

En todo este tiempo reciben una reeducación. Un cambio de estilo de vida. “No se busca adelgazar por adelgazar. Enseñamos a comer y fomentamos que se haga deporte, algo vital. Nos han visitado personas de 65 años con más 130 kilos que de seguir con una vida sedentaria estaban condenadas a la invalidez en cinco años”, sostiene Camacho, quien confiesa que el programa también ha tenido sus fracasos. Personas que adelgazaron y meses después volvieron a engordar. Como en la vida misma. Porque este problema es más complejo de lo que a priori parece.

Casi el 50% de los españoles tiene exceso de peso. Con obesidad, uno de cada cuatro. Muchos pierden las ganas de salir de casa debido a las trabas y a los obstáculos que se encuentran de puertas hacia fuera. “No puedes elegir ropa porque no hay casi tallas. Se hace muy difícil montar en aviones porque te quedas encajado en los asientos. Lo mismo pasa en los cines… Soy de Jaén y cuando quería ir a ver una película tenía que recorrer 120 kilómetros hasta Granada donde sí había butacas más grandes. La sociedad no está preparada para un problema de estas características, ni siquiera los hospitales. En mitad del programa sufrí una rotura fibrilar y no tenían sillas de ruedas de mi tamaño para llevarme”, evoca Nono.

Para motivar a los concursantes, La báscula cuenta con un grupo de expertos como la doctora Paloma Gil, especialista en endocrinología y nutrición. Esta orientadora se encarga de asesorar y alentar a los participantes para que no tiren la toalla. “Perder peso es posible y merece la pena”, dice.

Y cualquiera puede hacerlo. De los más de 100 concursantes que han pasado por el plató, el 100% ha logrado reducir su volumen. Todo gracias a un método casi milagroso, según avala el propio Nono. Consiste en comer cinco veces al día y, en cada comida, utilizar el triángulo saludable: hidratos de carbono, proteínas y verdura. De lo primero poco, de lo segundo un poco más y de verduras lo que quieras.

La doctora Gil cree que el maremágnum de información que se dispensa en internet sobre cómo llevar una vida sana es muy confuso. “Unos dicen que el aceite de oliva es bueno, otros que es malo, otros que engorda, otros que no… la gente no sabe a quién creer”. Por ello ha lanzado el blog palomagil.com, para revelar públicamente todas las dietas que siguen los participantes del concurso. “Así todo el mundo podrá tener información fiable”.

Llevar una vida sana es sencillo, pero exige un gran sacrificio. Para Nono lo más costoso fue adaptarse al deporte, ese gran desconocido para él. “No lo veía ni por la tele”. Pero se lo tomó en serio. Sin medias tintas. Perdía cada semana entre dos y seis kilos. Aunque reducir a la mitad su volumen no ha sido su mayor logro. Le llegaron a asegurar hace un año que por culpa de su peso jamás podría tener hijos. Hoy, con un organismo renovado, disfruta de una hija recién nacida. Así que ya saben. Quien quiera entrar en un coche deportivo, puede.

Haz click aqua para ver el artículo completo en el Diario el Mundo

Otros articulos relacionados con: El mundo, periodico, prensa,

¡suscríbete!...

y no te pierdas mis publicaciones

imagenconsulting es mi agencia de publicidad
Dietas online